Fredy Ocaña, Artista Visual

 

 

 

 

 

 

ACTIVIDADES LÚDICAS PARA DESARROLLAR LA MOTIVACIÓN EN LA EDUCACIÓN  SUPERIOR.

 

Todos alguna vez hemos oído la palabra motivación en el entorno de la educación, y lo que hay que hacer al respecto. Un docente que no motive en su clase al estudiante, no logrará que el individuo que aprende tenga toda su atención, así sea, que este individuo se auto- motive, como premisa de superación.

La motivación es el eslabón faltante entre un contenido y un aprendizaje satisfactorio; y entiéndase por satisfactorio el hecho de entrar y salir de una clase con entusiasmo, con las ganas de regresar allí y sobre todo, la intención de asumir los contenidos ulteriormente dados, de una forma continua y permanente.

Un docente motivador no necesita ser un payaso en la clase, por el contrario necesita de la picardía y sapiencia de un actor para entretener a su público, haciendo que éstos mantengan toda la atención en la acción; de la pureza de un músico, cuando logra invadir a todo un recinto con su interpretación; de la originalidad de un pintor, al poner estratégicamente líneas y color en una obra; y de la destreza y ligereza de un danzarín, al ejecutar sus movimientos contorsionistas.

Con estas pinceladas artísticas, no cabe duda que de la motivación se desprenden la genialidad, la creatividad y el entusiasmo en lo que haces a diario. Pero motivar una clase la logras con el sólo hecho de hacer algo diferente al introducir, plantear, o al culminar cada clase, que conlleve un sentido de dinamismo, de convivencia, de recreación. Se convierten en actividades lúdicas para motivar al estudiante en una clase.

El placer de estar en una clase donde reine el optimismo y la empatía, es sin lugar a dudas, el sitio donde todos quieren estar, todos quieren participar; y  en donde, nadie se quiere ir.

Cuando hablamos de motivación, se requiere que el docente incluya en el contenido de la materia que imparte, al individuo que aprende. Un estudiante que haya tenido un pesado y largo viaje para llegar hasta la universidad, que por equis o ye razón no le fue bien en el trabajo, o que se haya despedido entrañablemente de sus hijos, por ir a recibir conocimientos para obtener un título que lo acredite como un profesional con competencias; con seguridad, sólo bastarían veinte minutos, cuando ese estudiante ya se sienta con deseos de retirarse de la clase. Sin embargo, si el docente se centra en el estudiante, iniciando una clase con un saludo ameno, manteniendo la empatía durante el resto de la clase, incluyendo en sus inicios actividades lúdicas, no sólo lograría que éste permanezca atento a la clase, sino, obtendría un estudiante participativo e interesado, y sobre todo una clase motivadora con resultados, hacia un aprendizaje significativo.

 

Las actividades lúdicas como desarrollo de la motivación en clase son efectivas para el desenvolvimiento de la misma. Es importante señalar que las artes ofrecerían un sin número de estas actividades, por ejemplo: el arte teatral, la música, la expresión corporal o danza, el dibujo y pintura. Sólo un poco de creatividad e imaginación, y con unos breves minutos de esparcimiento, lograría una clase dinámica y motivadora.

¿Qué es el juego didáctico o lúdico educativo?

La amenidad de las clases es un objetivo docente. La actividad lúdica es atractiva y motivadora, capta la atención de nuestros alumnos hacia la materia, bien sea ésta de lengua para fines profesionales, lengua extranjera o cualquier otra.

En un enfoque comunicativo entendemos por juegos didácticos o lúdico-educativos aquellas actividades incluidas en el programa de nuestra asignatura en las que se presenta un contexto real y una necesidad de utilizar el idioma y vocabulario específico con una finalidad lúdico-educativa.

Foto: cortesía de imágenes Google

http://cvc.cervantes.es/ensenanza/biblioteca_ele/ciefe/pdf/01/cvc_ciefe_01_0016.pdf

 

Docencia Universitaria

Es importante estimular la flexibilidad del pensamiento para saber buscar y adoptar nuevas estrategias frente a cualquier situación que se presente, por compleja o difícil que esta le parezca. Tolstoi decía que “Crear era un trabajo terrible”, razón por la cual el rehacía y rectificaba sus obras constantemente. Albert Einstein por su parte era un convencido de que "En los momentos de crisis solo la imaginación es más importante que el conocimiento."

Las ventajas de una educación en la creatividad y en las artes son muchísimas. Se puede lograr que los alumnos desarrollen y valoren estos rasgos de su personalidad de una manera lúdica, altamente significativa y por qué no, también divertida; además, de convertirse en los auténticos protagonistas de su aprendizaje, y no sólo en "consumidores de conocimientos".

Por otro lado está es una excelente forma de fomentar un clima de libertad y de tolerancia que ayuda a mejorar las relaciones interpersonales en el aula y que favorecen el crear una adecuada atmósfera para el conocimiento.

http://escribeya.com/Historias/docencia-universitaria-cuando-eres-un-educador-16744

 

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS:

Lúdica y matemática:

http://www.uinteramericana.edu/lev2_page.php?p_menu=2_1_4_7&num_comunicado=613&opc_value=2

 

La motivación en el aula universitaria

http://www.revistacdyt.uner.edu.ar/pdfs/Cdt29_Montico.pdf